Publicaciones Destacadas
 

El cerebro dormido - el impacto de un documental.

Si el sueño es un tema que te interesa, o te preocupa, tienes documentales muy interesantes en la web de TVE2.

Quería compartir contigo algo curioso que me pasó tras ver el documental de "El cerebro dormido". En este documental se explora el gran misterio del sueño y de los sueños, exponen diferentes teorías relacionadas con este tema, como las de Freud y Darwin, y revelan nuevos estudios científicos.

Una de las cosas de las que hablan es el hábito de llevar un "diario de sueños".

Yo soy de esas personas que hace muchos, muchos años apuntaba sus sueños al despertar. Fue un hábito que me acompañó durante muchos años de mi vida, durante mi adolescencia y principios de mi edad adulta. Sin embargo, un buen día, dejé de hacerlo... hasta hace 3 días.

De vez en cuando me venía a la cabeza la idea de retomar este hábito. Pero al final, ninguna mañana era buena. Tenía cosas que hacer, la perrita me despertaba con ganas de mimos, el gato me pedía comida y agua fresca (insistentemente como buen felino que es), no me apetecía y otras miles de razones y situaciones que se daban cuando me acordaba del tema. Tampoco es que fuese algo que me apeteciese muchísimo retomar, era más bien que me generaba curiosidad. Y es verdad, que de ser una persona que soñaba muchísimo, pasé a ser una persona que recordaba algunos sueños algunas noches.

Es verdad que si tenía sueños angustiosos en los que se reflejaban mis preocupaciones de la vida real, como algún problema en el terreno sentimental, alguna situación que tuviese que resolver, sí que me acordaba al despertar. Además, normalmente, me despierto en medio de la noche con el sueño fresco en mi memoria y mis sensaciones.

Curiosamente, el motivo por el que llegué al documental fue a través de una conversación con un amigo. Estos días de cuarentena parece que hablo más de lo normal con mis personas cercanas y hay más tiempo para hacer cosas para las que normalmente no dispones tiempo.

Y la razón por la cual me lancé a ver los documentales de esta temática fue por mis alumnos del Sistema del Sueño Sounder y para seguir complementando mis conocimientos sobre el tema. La lectura a veces se hace un tanto densa, y los documentales aportan mucho y requieren menos esfuerzo, al menos para mi. Lo que no sabía, era lo lejos que llega lo que vemos y escuchamos.

Vi el documental en el sofá, ya de noche, después de haber cenado, paseado a la perrita, terminado todas las obligaciones de la jornada, y estaba plenamente disponible para dejarme llevar por el documental de poco menos de 1 hora de duración. Posiblemente hasta tuviese el móvil ya en modo avión. ¡Por fin era mi momento!